Günter Grass irrita otra vez al gobierno israelí con sus poemas. Aclaraciones de Grass sobre poema anterior.

30.09.2012 17:42

 

 

Lübeck, 29 de septiembre (DPA).
 
El premio Nobel de Literatura alemán Günter Grass volvió a provocar a Israel con un libro de poemas donde califica de ejemplo y héroe al técnico nuclear israelí Mordejai Vanunu, condenado a 18 años de cárcel por espionaje.
El israelí dio a conocer en 1986 el programa nuclear de Israel, lo que originó su detención en Roma por parte del servicio secreto israelí Mossad y su entrada en la cárcel, donde permaneció 11 años. En la actualidad se encuentra bajo arresto domiciliario.
 
El volumen de poemas titulado Mosca de un día (Eintagsfliegen) salió a la venta este fin de semana y está compuesto por 87 poemas, uno de los cuales está dedicado al técnico nuclear israelí.
Con el título Un héroe de nuestros días, Grass escribe sobre Mordejai Vanunu: Así se llama el héroe que esparaba servir a su país al sacar a la luz la verdad.
Mediante su poema, el escritor alemán busca invitar a los ciudadanos a revelar los secretos militares de países con armas de destrucción masiva.
Quien busque un modelo a seguir, que intente parecerse a él, escribe Grass, para dar a conocer todo lo que nos permanece oculto ya sea en Texas, Kiel, China, Irán o en Rusia.
 
El autor de 84 años ya provocó el enfado del gobierno de Israel hace seis meses con el poema Lo que hay que decir, publicado en el diario alemán Süddeutsche Zeitung, donde calificó a su país de amenaza a la paz mundial.
Comentaristas y políticos alemanes e israelíes respondieron entonces calificando el texto de antisemita, desproporcionado y agresivo. El gobierno de Israel declararó persona non grata a Grass.
 
http://www.jornada.unam.mx/2012/09/30/cultura/a04n1cul
 
 
 
 
Sobre el poema "Lo que hay que decir, aclaraciones de Gunther Grass...el cual
provocó que fuese declarado persona non-grata por el gobierno israelita.
 
Las reacciones en Israel conta el poema que publicó Günter Grass no se han dejado esperar. Israel lo considera “persona non grata”, con lo que no podrá ingresar al territorio israelí. En Alemania, además, el influyente crítico Marcel Reich-Ranicki ha considerado al poema (no se explicita si literariamente o solo temáticamente) como “repugnante”. Curiosamente, esa reacción tan dura ha cambiado el orden de cosas y ahora los pacifistas israelís salen a defender al escritor considerando como “populista” la actitud de los líderes políticos de Israel:
 
La dura reacción de Israel contra el escritor alemán Günter Grass, al declararlo persona “non grata” por un poema en que criticaba el potencial atómico de ese país, invirtió el debate a favor ahora del literato, que recibió apoyos de personalidades israelíes y también del espectro político germano.
 
La decisión del ministro del Interior israelí, Eli Yishai, de prohibir al Premio Nobel de Literatura 1999 la entrada en Israel es “populista”, afirmó el exembajador israelí en Alemania Avi Primor, mientras su compatriota e historiador Tom Segev calificó la reacción de “histérica”. “Creo que el ministro del Interior (israelí) no sabe nada de Alemania. Simplemente actúa de cara a la política interna, lo que no considero correcto”, sostuvo el exembajador, en declaraciones a la primera cadena de la televisión pública alemana ARD. Grass no es de ningún modo “un antisemita”, prosiguió el diplomático, quien sí advirtió que el escritor incurrió en el “ridículo”, al afirmar que Israel pretende aniquilar Irán. (…) En términos parecidos se pronunció en la edición digital de “Der Spiegel” el historiador Segev, para quien el ministro del Interior de su país ha estado “pésimo” y hasta “cínico”, al calificar de antisemita a Grass y relacionar el poema del escritor con el hecho de haber “vestido el uniforme de las SS”. Según el historiador, el propósito del ministro es “asegurarse el futuro político”, con proclamas populistas orientadas a un sector determinado del electorado israelí. (…) “La reacción del Gobierno israelí es desmesurada e injustificada, dado el tema”, dijo el portavoz de Exteriores del SPD, Rolg Mützenich.
Por parte de los Verdes, el secretario de organización de su grupo parlamentario, Volker Beck, calificó la decisión de “poco inteligente y nada soberana”. El ministerio alemán de Exteriores, cuyo titular, Guido Westerwelle, se sumó estos días a las críticas a Grass, no ha comentado la decisión de prohibirle la entrada en Israel.
Por su parte, Günter Grass ha vuelto a hablar sobre el tema, poniendo paños fríos. Ha admitido que debió escribir el poema en otro tono y ser más específico.
 
Dice la nota:
 
Günter Grass ha admitido por primera vez que debería haber redactado de otra manera el poema que publicó sobre Israel, y que no quiso criticar al país, sino su política y a su primer ministro, Benjamin Netanyahu.
 
“Evitaría el término general ‘Israel’ y aclararía que me refiero al actual gobierno de Netanyahu”, ha expresado el escritor en una entrevista que publica el diario alemán ‘Süddeutsche Zeitung’ (SZ) sobre si escribiría de otra manera el polémico poema ‘Lo que hay que decir’.
 
(…)
 
Grass recalca que le decepcionan las acusaciones de “antisemita” y asegura que con el poema esperaba “un debate clarificador sobre determinados aspectos de la política israelí bajo el gobierno actual”.
 
Lamenta igualmente la falta de “diversidad de opiniones y la controversia que forman parte de la democracia”. Y matiza que no se considera un “agitador de la paz”, término que sí dedica a Netanyahu y sus ministros.