Jóvenes poetas mexicanos compartieron su obra en Siete poetas, tres continentes...

08.05.2012 01:11

 

Los poetas mexicanos Paula Abramo, Alejandro Albarrán, Maricela Guerrero, Óscar de Pablo y Daniel Saldaña leyeron algunos de sus poemas este sábado en la residencia del embajador de Suecia, Jörgen Persson.

Durante el acto Siete poetas, tres continentes: poesía de Suecia, Irak y México, Magnus William-Olsson tradujo textos de autores mexicanos que publica la revista sueca especializada Krit Iker, en su edición de abril.

Óscar de Pablo y Magnus William-Olsson hicieron la selección para mostrar una puerta distinta de la poesía mexicana, comentó el autor sueco. Asimismo, adelantó que en septiembre los mexicanos participarán en un festival de poesía en el país nórdico, donde ofrecerán talleres y conferencias.

Previo a la lectura, William-Olsson explicó que la poesía de los jóvenes mexicanos es interesante, porque es un grupo diferente con tradiciones y propuestas innovadoras. Pero también reconoció la obra de los grandes poetas del siglo XX.

El encuentro también contó con la participación del poeta y traductor sueco con raíces en Irak, Jasim Mohamed, quien leyó fragmentos de su obra.

Paula Abramo, Alejandro Albarrán, Maricela Guerrero Óscar de Pablo y Daniel Saldaña leyeron poemas de sus obras más recientes. Aunque los escritores Minerva Reynosa y Rodrigo Juárez no asistieron al encuentro, su obra se incluye en Krit Iker. En su intervención, Óscar de Pablo compartió la poesía de su libro El baile de las condiciones.

La poesía no tiene nada que la convierta en pacifista, simplemente depende de transmitir descubrimientos humanos, de esencias sobre el entorno, expresó De Pablo, para quien el lenguaje del género también puede emplearse de manera crítica para expresar un malestar de lo que sucede en el país.

De Pablo es uno de los poetas más destacados y con mayor proyección de su generación; conoció a Magnus William-Olsson en un festival literario en Eslovaquia, donde surgió la propuesta de traducir a poetas mexicanos al sueco.

Escribo para acercarme al otro y para que el otro se acerque a mí; necesito de la palabra para sentirme plenamente humano, expresó De Pablo.

 

http://ww.jornada.unam.mx/2012/05/07/cultura/a09n2cul